ACTUALIDAD

Suiza frustra el plan de Alemania y Dinamarca

Berna mantiene la política de neutralidad que la mantuvo alejada de las dos guerras mundiales del siglo XX, si bien ya se encuentra en la lista de países “hostiles” de Rusia.

0
ANATOLII STEPANOVAFP

Suiza seguirá manteniendo su histórica política de neutralidad. Este viernes, el país ha dejado claro que no permitirá que armas de fabricación suiza lleguen a Ucrania a través de países terceros. Según la Ley de Material de Guerra de Suiza, las solicitudes de exportación no pueden ser aprobadas si el país receptor se encuentra en un conflicto armado internacional, condición que ahora cumple Ucrania.

"Dado que las exportaciones de material bélico de Suiza a Ucrania no pueden autorizarse sobre la base de la igualdad de trato en virtud del derecho de neutralidad (...) no es posible aprobar las solicitudes de Alemania y Dinamarca para la transferencia de material bélico a Ucrania", ha señalado el Consejo federal.

Sin embargo, el Gobierno ha decidido que sí seguirá siendo posible entregar material bélico en forma de piezas de montaje o componentes individuales a empresas europeas de armamento, aunque el material bélico producido sea susceptible de ser enviado a Ucrania. "Las entregas de material de guerra en forma de piezas de repuesto y paquetes de ensamblaje están en principio permitidas, siempre que su participación en el producto final sea inferior" al 50% para países como Italia y Alemania, recordó.

En todo caso, Berna rechaza las peticiones de Alemania y Dinamarca para el envío de material bélico a Ucrania. Con la decisión de Suiza se cancela la solicitud de Dinamarca de enviar a Ucrania unos 20 vehículos de combate de infantería Piranha III a Ucrania, según informó el miércoles la emisora suiza SRF. Fabricados por la firma suiza Mowag, los Piranha III están presentes en diversos ejércitos, incluidos los de España, Bélgica, Canadá, EE. UU., Nueva Zelanda o la propia Suiza, entre otros.

A pesar de la neutralidad, Rusia ya señala a Suiza por apoyar las sanciones

En el caso de Alemania, Suiza ya declinó en abril una petición similar de Berlín, que en ese caso implicaba munición de fabricación suiza para tanques antiaéreos modelo Gepard. "Las dos solicitudes de Alemania recibieron una respuesta negativa, basándose en la neutralidad suiza y en los criterios de rechazo vinculantes de la ley sobre material de guerra", señaló entonces un portavoz de la Secretaría de Estado de Economía (SECO) de Suiza.

Aunque Suiza mantiene esa imparcialidad armamentística, sí que se ha sumado a las sanciones de la Unión Europea destinadas a castigar a Rusia por invadir Ucrania, decisión que le colocó en la lista de países “hostiles” señalados por Moscú. Ahora, la política neutral de Berna se enfrenta a su mayor prueba en décadas: el país mantiene un debate interno sobre cómo interpretar la política que mantuvo a Suiza fuera de las dos guerras mundiales durante el siglo XX.