REAL MADRID

Hazard es la sorpresa

Según ha podido saber AS, el belga está muy animado a su regreso, no siente dolor e irá convocado con Bélgica en junio. Ancelotti confirma que cuenta con él.

0

Eden Hazard vuelve a sonreír. Lo hace en los entrenamientos desde su vuelta al ruedo el martes postderbi, primera vez que apareció sobre el césped de Valdebebas junto al resto de sus compañeros, y lo hace internamente. Cuando el belga decidía que lo mejor para su futuro era retirarse la placa de titanio que tenía insertada en el peroné, el pasado 29 de marzo, su objetivo era claro: llegar a tiempo para disfrutar de minutos antes de que el curso echase el cierre. Y hacerlo, además, sin tormento físico o mental. Algo que, según ha podido saber AS, ha conseguido. Aspira a ser la sorpresa del tramo final. Lo ha confirmado el propio Ancelotti en la rueda de prensa previa al choque ante el Cádiz: "El plan de Hazard es claro: se queda".

Tanto el jugador como su entorno están encantados con el resultado del último paso por quirófano. Hazard no siente dolor alguno y está muy animado de cara a los dos partidos ligueros que el Madrid tiene por delante. Entrar en la convocatoria frente al Levante, con apenas dos días entrenando como uno más después de seis semanas de recuperación, hubiera sido precipitado. Sin embargo, para este domingo contra el Cádiz (19:30 horas) sí estará. Espera no solo volver a la lista, sino tener algún minuto que certifique su regreso. Mientras que cuenta con aumentar tiempo de juego en la jornada final, que supondría su retorno al Bernabéu, ante el Betis (domingo 22). En definitiva, ser un arma más para Ancelotti y convencer al técnico de que, si necesita alternativas, puede contar con él en la final de Champions ante el Liverpool. 

La versión que se ha visto de Hazard en el Madrid está alejada de ese jugador brillante que enamoró en el Chelsea. Ese que llegó a cambio de 100 millones de euros en el verano de 2019 cumpliendo su sueño de niño. Cuando comenzaba a alzar el vuelo, llegó la fatídica entrada de su compatriota Thomas Meunier. Era noviembre de 2019 y el calvario terminó en operación el marzo siguiente. Eden su puso en manos del Doctor Eugene Curry y reapareció con una nueva placa de titanio (ya se colocó una en 2017 en su primera cirugía) en el peroné derecho, esa a la que ha dicho adiós recientemente. Las lesiones le han lastrado desde entonces. 37 partidos se ha perdido por unas u otras dolencias entre la 2020-21 y el curso presente, hasta los 11 que ha acumulado este último mes y medio. 48 encuentros en total de baja en dos temporadas.

Bélgica, oasis y trampolín

Tanto percance, de la mano de la sensación de no estar verdaderamente recuperado del problema del tobillo, hicieron al extremo no alcanzar su 100 %. Ya no físico, sino también anímico. Ese que ahora anhela recuperar. A tiempo para alcanzar una meta fechada el próximo noviembre: hacer algo importante en el Mundial de Qatar. Bélgica siempre ha sido su oasis en un desierto de arena blanca. Y ahora confía que sea su trampolín a una próxima temporada sin baches en el camino. "Su situación se reconsiderará cuando comience la nueva temporada. Solo entonces se volverá importante ver en qué situación se encuentra", decía Roberto Martínez días antes del paso por quirófano de Eden, referido a su estrella.

Palabras que dejaban el futuro internacional del capitán de los Belgian Red Devils en entredicho. Pero nada más lejos de la realidad. Y es que, según ha podido saber este periódico, Hazard formará parte de la próxima convocatoria de Bob Martínez de cara a los encuentros venideros de la Nations League. Bélgica juega ante Países Bajos (3 de junio), Polonia por partida doble (8 y 14 de junio) y Gales (11 de junio), cuatro partidos que marcarán el devenir belga en la competición y en los que se cuenta con Hazard. Será una oportunidad de oro para que demuestre que el tormento es parte del pasado.

Hazard, en su primer entrenamiento con el resto de compañeros el pasado martes.

Podrá ser importante en un momento crucial para él. No solo con su selección, sino para dar un golpe sobre la mesa antes de que Mbappé aterrice como nuevo Galáctico. Sin olvidar que Vinicius se ha ganado partir desde la misma casilla en el Madrid que el todavía astro del PSG. Es más, Ancelotti, además de confirmar que el plan es contar con él el curso próximo, le augura minutos: "En una plantilla como la del Madrid hay muchos partidos. Todos pueden tener oportunidades. Ser titular en un gran equipo es complicado, pero siempre digo que no es importante la cantidad, sino la calidad de los minutos. El ejemplo es Rodrygo, que no ha jugado tanto, pero ha sido decisivo y sus minutos han sido de calidad". El de Osasco como espejo en el que Eden debe mirarse.

Su obsesión es el Mundial y para llegar en forma debe dejar atrás el estado de forma guadianesco que le ha acompañado. Sus números, 6 goles y 10 asistencias en tres temporadas, le han colocado en la difícil tesitura que se encuentra. Su contrato es hasta 2024 y cobra 15 millones de euros netos, el mejor pagado junto a Bale. No obstante, en el club no se duda de su compromiso y,a diferencia del galés, ha salido reforzado de sus últimas apariciones públicas, amén de las palabras de Carletto. Ha sido uno más en las celebraciones a pesar de haber tenido un papel periférico en la consecución de la Liga 35. Tampoco se duda de su talento. A tope, siempre ha estado en la mesa de la élite desde se sentó por primera vez en ella. Los vaivenes físicos le hicieron perder la butaca. Su rol, de inicio, será diferente, pero hay optimismo. Hazard quiere volver a ser Hazard.