REAL MADRID

Vinicius, reto final

El brasileño ya supera la barrera de los 20 goles (21). Lleva 16 asistencias y tiene a tiro el mágico 20-20, guarismos que ni Cristiano Ronaldo pudo lograr en el Madrid.

0

Pequeño recorte hacia dentro y envío con mira telescópica a la cabeza de su pareja de baile favorita. Era el minuto 16 y Vinicius regalaba el 0-2 a Benzema. Sería el propio extremo el que diera las tres cornadas finales que aniquilaron al Levante. Un partido que terminó con el balón en casa del de São Gonçalo. "Una noche inolvidable… Mi primer hat-trick". Fueron su tanto número 19, 20 y 21. Un futbolista que no había pasado de seis goles (el curso pasado) desde que llegó al Madrid, con el runrún perenne de la falta de definición, superando la icónica cifra de la veintena. Pero es esa asistencia inicial, su decimosexta de la temporada, la que le coloca en disposición de lograr algo que ni siquiera Cristiano Ronaldo consiguió: terminar el curso con un 20-20.

Esa veintena en los dos principales apartados estadísticos, mucho más habitual en partidos de la NBA, se le escapó a Cristiano, a pesar de rozarlo en varias ocasiones. Especialmente cerca se quedó en la temporada 2014-15, el curso de sus 48 goles en Liga y 61 en total, los cuales acompañó de 19 asistencias a sus compañeros. En la 2010-11 se quedó en 16 pases decisivos y en la 2011-12 y 2015-15, en 15. Huelga decir que la veintena anotadora la superó ampliamente el máximo goleador de la historia del Real Madrid. Benzema también tiene opciones, como Vinicius, de romper esa barrera invisible. Lleva 15 asistencias, empatando su tope histórico, pero siete de ellas llegaron en las seis primeras jornadas de Liga, de modo que su ritmo, amén de acumular una menos que Vini, es más pausado en las últimas fechas en este respecto.

Carrera con la historia...

Es más, no solo pelea contra Cristiano el brasileño. Lo hace contra la historia reciente del Real Madrid. Desde la temporada 2005-06, la primera en la que la empresa estadística Opta recoge datos, ningún madridista ha logrado semejante hazaña. Quien más cerca se quedó fue el astro portugués, en esa sensacional 2014-15. Las tres únicas ocasiones en las que un futbolista blanco superó esas 20 asistencias, sus cifras goleadoras no acompañaron. Mesut Özil fue el primero en la 2010-11, entregando hasta 25 goles a sus compañeros; la temporada siguiente se quedaría en 24; en tanto que Ángel di María, otro maestro del último pase, se quedó en 22 en la 2013-14. Sin embargo, el alemán alcanzaría los 10 y 7 tantos respectivamente, mientras que el argentino marcó 11 en la que fue su última campaña en el Madrid. Vinicius tiene a su alcance ser el tercero.

... y las rotaciones

Aunque también hay un factor externo al 20 y su generosidad, las rotaciones de Ancelotti. El Madrid tiene tres partidos por delante. Y en el primero no estará, pues se ha quedado fuera de la convocatoria para enfrentarse al Cádiz. El Betis será el siguiente y el choque señalado en rojo en el calendario de todo madridista, la final de Champions ante el Liverpool, el colofón. La única titularidad que tiene asegurada es esa última, en el Stade de France el 28 de mayo. Aunque después de descansar en el Nuevo Mirandilla, es muy posible que ante los de Pellegrini salga de inicio, ya que Carletto anunció que ahí utilizaría un once muy similar al que se enfrente a los reds.

En las anteriores jornadas salió desde el banquillo ante Osasuna, Espanyol y Atleti, pero ello no le impidió asistir en Pamplona ni el día del alirón. En el Sadar ingresó al campo en el 89' y entregó a Lucas Vázquez el 1-3 final ya en el descuento. Contra los pericos saltó al Bernabéu en el 75' y tuvo tiempo de asistir, cómo no, a un Benzema que sellaba el 4-0 final. El abrazo entre el brasileño y el francés es el más repetido de la temporada y de seguir repitiéndose en este epílogo del curso, el reto de Vinicius, ese que ni siquiera Cristiano Ronaldo pudo lograr, estará más cerca. Necesita cuatro asistencias en dos partidos. "Una canasta hace feliz a un jugador… una asistencia, a dos", decía Toni Kukoc, leyenda del baloncesto europeo. A ese mantra deberá aferrarse Vinicius.