SELECCIÓN FEMENINA

Quince internacionales se niegan a jugar en la Selección si sigue Vilda

Han remitido correos a la Federación para comunicar su postura de fuerza, pero esta insiste en que el seleccionador continuará en su cargo.

Actualizado a

La Selección vuelve a vivir momentos turbulentos. Un terremoto sacude de nuevo a La Roja. Un total de 15 de las internacionales mandaron una carta a la RFEF pidiendo la salida del seleccionador Jorge Vilda. Como pasó en la concentración de septiembre, queda en entredicho el papel del seleccionador y de su cuerpo técnico. Y la cosa va a más. Estas jugadoras amenazan con no volver con España si este requisito no se cumple.

Cómo pudo confirmar AS, son 15 las futbolistas que se han puesto de acuerdo para mandar esa queja hasta lo más alto de la Federación. Fue el jueves, a la misma hora y a través de un correo electrónico, como expresaron su deseo de que el banquillo cambie de inquilino para que ellas sigan jugando y defendiendo la camiseta de La Roja. El texto es el mismo en los 15 mails recibidos desde la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Fue dirigido directamente a Luis Rubiales, presidente de la RFEF.

Según la SER, las 15 jugadoras que han enviado los correos serían Ainhoa Moraza, Patri Guijarro, Lucía García, Leila Ouahabi, Mapi León, Claudia Pina, Laia Aleixandri, Ona Batlle, Andrea Pereira, Aitana Bonmatí, Sandra Paños, Amaiur Sarriegi, Lola Gallardo, Nerea Eizaguirre y Mariona Caldentey. Es decir, las del Barça, las de la Real, las del Athletic, las del Manchester City, las del United y las del Atletico. Estarían, por lo tanto, fuera las del Madrid, algo que ya adelantó este periódico cuando estalló el escándalo en la convocatoria anterior. También quedan fuera tres capitanas de gran peso como Irene Paredes, Jenni Hermoso y, sobre todo, Alexia Putellas.

Esta última tendría la coartada de que está lesionada y no podrá jugar los siguientes compromisos de la Selección en octubre. De hecho, estará unos meses sin ser convocada debido a que está recuperándose todavía de su rotura de ligamentos que sufrió a pocos días de comenzar la Eurocopa. El núcleo de las 15 rebeldes viene del entorno del Barcelona, aunque sin la Balón de Oro.

Más ausencias

Tampoco está Jenni Hermoso, que vivió una segunda oportunidad en septiembre a las órdenes de Vilda después de haberse perdido la Eurocopa y de estar su vuelta en entredicho. Finalmente entró en la lista y cumplió con creces deportivamente en los partidos clasificatorios ante Hungría y Ucrania. A sus 32 años y ya militando en el Pachuca mexicano, puede ser su último Mundial por disfrutar.

Irene Paredes, por su parte, fue la gran damnificada hace un mes cuando se produjo el primer motín y ahora, sin embargo, no está en la lista de los 15 mails que han llegado a la RFEF. En cambio, sorprende que haya algunas futbolistas que apenas tienen minutos como Ainhoa Moraza o Nerea Eizaguirre.

Fuentes de la RFEF confirmaron que la intención de las jugadoras era comunicar, al mismo tiempo, que estaban lesionadas para no acudir a la convocatoria. AS intentó contactar con las protagonistas de los correos electrónicos, pero no encontró respuesta. La Federación sí contestó, y de manera clara: Vilda seguirá siendo el seleccionador absoluto.

No habrá cambio, no hay nada que hablar. Ana Álvarez, encargada del fútbol femenino en la RFEF, fue la que dio las explicaciones en El Larguero: “No sabemos cuál es el problema. No se ha tratado mal a la jugadoras, para nada. Esto es muy grave. Tenemos muy claro que la Selección está por encima de todo. Sí no están comprometidas, así será. Lo que hemos vivido estos años de crecimiento estamos dolidos y tristes. Aquí hay transparencia desde las categorías inferiores hasta la absoluta y se trabaja con la misma metodología. No me esperaba que se llegara hasta este punto”.

La postura de la FEF es la misma que hace unas semanas, cuando salió a la luz el inicio del motín que habían llevado a cabo algunas de las internacionales. Aquello parecía asunto zanjado después de que las jugadoras salieran a dar las explicaciones pertinentes, con Irene Paredes, Jenni Hermoso y Patri Guijarro como cabezas visibles. Ellas mismas aseguraron que no habían pedido la dimisión de su entrenador.

“Lo explicaron ellas en esa concentración, tuvieron la oportunidad de hablar de manera libre. Es un tema opinable, pero tenemos claro que estar en la selección es el mayor orgullo para los que son futbolistas. No hay más recorrido. Su labor es jugar y estar a las órdenes del seleccionador y compartir dudas, como siempre”, concluyó en su alegato Ana Álvarez.

Jorge Vilda, por su parte, aseguró en la anterior concetración que estaban trabajando para solucionar el problema y que los cambios llegarían. No ha sido así. Es más, la bomba vuelve a saltar a unos días de que el staff de La Roja anuncie la lista para la ventana de octubre.

La Selección volverá al trabajo la semana del 3 de octubre ya que tiene dos amistosos ante Suecia (7 de octubre) y Estados Unidos (11 de octubre). Veremos si finalmente esas 15 jugadoras están disponibles para el equipo español.

Comunicado íntegro de la RFEF

La Real Federación Española de Fútbol comunica que, a lo largo del día de hoy, ha recibido 15 correos electrónicos de 15 jugadoras de la selección absoluta femenina de fútbol, casualmente todos con la misma redacción, en los que manifiestan que la actual situación generada les afecta “de forma importante” en su “estado emocional” y en su “salud” y que, “mientras no se revierta”, renuncian a la selección nacional de España.

La RFEF no va a permitir que las jugadoras cuestionen la continuidad del seleccionador nacional y de su cuerpo técnico, pues tomar esas decisiones no entra dentro de sus competencias. La Federación no va a admitir ningún tipo de presión por parte de ninguna jugadora a la hora de adoptar medidas de ámbito deportivo. Este tipo de maniobras se encuentran alejadas de la ejemplaridad y fuera de los valores del fútbol y del deporte y son nocivas.

De acuerdo con la legislación española vigente, no acudir a una llamada de la selección es calificado como una infracción muy grave y puede acarrear sanciones de entre dos y cinco años de inhabilitación. La RFEF, al contrario de la forma de actuar de estas jugadoras, quiere dejar claro que no las llevará a este extremo ni las presionará. Directamente, no convocará a las futbolistas que no desean vestir la camiseta de España. La Federación contará únicamente con futbolistas comprometidas aunque tenga que jugar con juveniles.

Este hecho ha pasado a ser de una cuestión deportiva a una cuestión de dignidad. La selección es innegociable. Es una situación sin precedentes en la historia del fútbol, tanto masculino como femenino, en el ámbito español y mundial.

El presente y el futuro de España está en el potencial de las categorías inferiores y de jugadoras que este mismo verano se han proclamado campeonas del mundo sub-20 y campeonas de Europa sub-19, además de obtener el subcampeonato de Europa sub-17 juvenil.

La selección necesita jugadoras comprometidas con el proyecto, con la defensa de nuestros colores y orgullosas de vestir la camiseta de España. Las futbolistas que han presentado su renuncia únicamente regresarán en un futuro a la disciplina de la selección si asumen su error y piden perdón.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?