La huella deportiva de Conan Doyle, el padre de Sherlock

DEPORTE Y LITERATURA

La huella deportiva de Conan Doyle, el padre de Sherlock

La vida de Arthur Conan Doyle, el padre literario de Sherlock Holmes, no se entendió sin el deporte. Fue un atleta y aficionado multidisciplinar, y su obra dejó referencias señaladas.

El carácter pionero de Arthur Conan Doyle movió su trayecto vital. El célebre literato, creador de uno de los personajes más icónicos de la historia, el mismísimo Sherlock Holmes, poseía un espíritu inquieto y vanguardista donde el deporte ocupaba un espacio preferencial. Como aficionado y practicante, Conan Doyle estableció un vínculo muy singular con el fútbol, rugby, golf, boxeo, esquí o el críquet, entre otras disciplinas, y dejó en sus famosos relatos las huellas de su pasión por las mismas. Desde el 221b de Baker Street, al lado de su inseparable Watson, las aventuras de Sherlock hacían un guiño al deporte. Si las historias y novelas del gran detective de la ficción adentraron al género policíaco en una nueva dimensión, donde la frialdad detectivesca y la ciencia forense asumen una trascendencia capital, también ayudaron a la divulgación de los valores del deporte en la sociedad británica de finales del siglo XIX gracias a la influencia y popularidad de la obra literaria de Conan Doyle.

Sir Arthur Conan

Doyle nació en 1859

en Edimburgo

(Escocia)

Aceptar el éxito de forma modesta

y la derrota con valentía,

luchar contra las probabilidades,

aferrarse a uno mismo, dar crédito

a tu enemigo y poner en alza a tu amigo.

Estas son algunas de las lecciones

que el auténtico deporte imparte

El prestigioso editor William Stuart

Baring-Goul contabilizó en uno de sus

estudios hasta 150 referencias al deporte

en las historias de Holmes. El canon

del personaje deja claro que es un

consumado especialista en esgrima

y experto púgil. En muchas de sus

aventuras, además son aludidos deportes

como el tenis, el ciclismo, el golf y,

de forma especial, el rugby.

En ‘Estrella de plata’, relato corto

publicado en ‘Las Memorias

de Sherlock Holmes’ (1892), se

investiga la desaparición de un

valioso purasangre, horas

antes de una importante

carrera de caballos.

En la segunda novela escrita

por Doyle, ‘El signo de los

cuatro’ (1890), se apunta

la afición del detective

por el boxeo desde

su etapa universitaria.

En el cuento ‘La aventura

del vampiro de Sussex’ (1924),

Watson revela que jugó de ala

con el Blackheath, uno

de los clubes de rugby más

prestigiosos de Inglaterra.

Novela

Antología de relatos

Estudio en

escarlata

El Signo

de los Cuatro

Las aventuras

de Sherlock

Holmes

Las memorias

de Sherlock

Holmes

El sabueso

de los

Baskerville

El regreso

de Sherlock

Holmes

Su última

reverencia

El valle

del terror

El archivo

de Sherlock

Holmes

El escritor rescató del olvido este sistema

de defensa personal practicado

originariamente en la Inglaterra de finales

del siglo XIX, usando el término bartitsu

en el relato ‘La aventura de la casa

deshabitada’. En él, Holmes explica

su milagrosa salvación al enfrentarse

a su enemigo Moriarty, empleando

sus conocimientos sobre este

arte marcial mixto.

El relato formaba parte

de la antología ‘El regreso

de Sherlock Holmes’ (1903)

La canne (bastón): un accesorio

de uso cotidiano y letal

como arma callejera

En esta modalidad de bartitsu

es importante guardar la distancia

para poder anticiparse

El agresor realiza un

ataque hacia el corazón de

su rival, pero es bloqueado

Gracias a la anticipación, la

víctima desequilibra a su rival

alcanzando su rostro

Sir Arthur Conan

Doyle nació en 1859

en Edimburgo

(Escocia)

El autor escribió 56 relatos y cuatro novelas

sobre las aventuras de Sherlock Holmes,

su personaje más icónico.

Aceptar el éxito de forma modesta y la derrota con valentía,

luchar contra las probabilidades, aferrarse a uno mismo, dar crédito

a tu enemigo y poner en alza a tu amigo. Estas son algunas de las lecciones

que el auténtico deporte imparte

El prestigioso editor William Stuart Baring-Goul contabilizó en uno de sus estudios

hasta 150 referencias al deporte en las historias de Holmes. El canon del personaje

deja claro que es un consumado especialista en esgrima y experto púgil.

En muchas de sus aventuras, además son aludidos deportes como el tenis,

el ciclismo, el golf y, de forma especial, el rugby.

En ‘Estrella de plata’, relato corto

publicado en ‘Las Memorias

de Sherlock Holmes’ (1892), se

investiga la desaparición de un

valioso purasangre, horas

antes de una importante

carrera de caballos.

En la segunda novela escrita

por Doyle, ‘El signo de los

cuatro’ (1890), se apunta

la afición del detective

por el boxeo desde

su etapa universitaria.

En el cuento ‘La aventura

del vampiro de Sussex’ (1924),

Watson revela que jugó de ala

con el Blackheath, uno

de los clubes de rugby más

prestigiosos de Inglaterra.

Las aventuras

de Sherlock

Holmes

Las memorias

de Sherlock

Holmes

El sabueso

de los

Baskerville

Novela

El Signo

de los Cuatro

Antología de relatos

El regreso

de Sherlock

Holmes

El archivo

de Sherlock

Holmes

Estudio en

escarlata

Su última

reverencia

El valle

del terror

En el relato ‘La aventura

del tres cuartos desaparecido’

(1904), se desarrollan numerosos

diálogos vinculados a la práctica

del rugby y sus reglas.

El escritor rescató del olvido este sistema de defensa personal practicado

originariamente en la Inglaterra de finales del siglo XIX, usando el término bartitsu

en el relato ‘La aventura de la casa deshabitada’. En él, Holmes explica su milagrosa salvación

al enfrentarse a su enemigo Moriarty, empleando sus conocimientos

sobre este arte marcial mixto.

El relato formaba parte

de la antología ‘El regreso

de Sherlock Holmes’ (1903)

La canne (bastón): un accesorio de uso

cotidiano y letal como arma callejera

En esta modalidad de bartitsu

es importante guardar la distancia

para poder anticiparse

El agresor realiza un

ataque hacia el corazón de

su rival, pero es bloqueado

Gracias a la anticipación, la

víctima desequilibra a su rival

alcanzando su rostro

La influencia del boxeo francés

El bartitsu puede combinar

técnicas de ataque

de puño y pie, características

heredadas directamente

del ‘savate’ empleado

antes en Marsella.

Este tipo de lucha

callejera popular

en los ambientes

portuarios franceses de

principios del siglo XIX

llegó a convertirse en

deporte de exhibición

en los Juegos de

París de 1924.

Sir Arthur Conan

Doyle nació en 1859

en Edimburgo

(Escocia)

El autor escribió 56 relatos y cuatro novelas

sobre las aventuras de Sherlock Holmes,

su personaje más icónico.

Aceptar el éxito de forma modesta y la derrota con valentía,

luchar contra las probabilidades, aferrarse a uno mismo, dar crédito

a tu enemigo y poner en alza a tu amigo. Estas son algunas de las lecciones

que el auténtico deporte imparte

El prestigioso editor William Stuart Baring-Goul contabilizó en uno de sus estudios

hasta 150 referencias al deporte en las historias de Holmes. El canon del personaje

deja claro que es un consumado especialista en esgrima y experto púgil.

En muchas de sus aventuras, además son aludidos deportes como el tenis,

el ciclismo, el golf y, de forma especial, el rugby.

En ‘Estrella de plata’, relato corto

publicado en ‘Las Memorias

de Sherlock Holmes’ (1892), se

investiga la desaparición de un

valioso purasangre, horas

antes de una importante

carrera de caballos.

En la segunda novela escrita

por Doyle, ‘El signo de los

cuatro’ (1890), se apunta

la afición del detective

por el boxeo desde

su etapa universitaria.

En el cuento ‘La aventura

del vampiro de Sussex’ (1924),

Watson revela que jugó de ala

con el Blackheath, uno

de los clubes de rugby más

prestigiosos de Inglaterra.

Las aventuras

de Sherlock

Holmes

Las memorias

de Sherlock

Holmes

El sabueso

de los

Baskerville

Novela

El Signo

de los Cuatro

Antología de relatos

El regreso

de Sherlock

Holmes

El archivo

de Sherlock

Holmes

Estudio en

escarlata

Su última

reverencia

El valle

del terror

En el relato ‘La aventura

del tres cuartos desaparecido’

(1904), se desarrollan numerosos

diálogos vinculados a la práctica

del rugby y sus reglas.

El escritor rescató del olvido este sistema de defensa personal practicado

originariamente en la Inglaterra de finales del siglo XIX, usando el término bartitsu

en el relato ‘La aventura de la casa deshabitada’. En él, Holmes explica su milagrosa salvación

al enfrentarse a su enemigo Moriarty, empleando sus conocimientos

sobre este arte marcial mixto.

El relato formaba parte

de la antología ‘El regreso

de Sherlock Holmes’ (1903)

La canne (bastón): un accesorio de uso

cotidiano y letal como arma callejera

En esta modalidad de bartitsu

es importante guardar la distancia

para poder anticiparse

El agresor realiza un

ataque hacia el corazón de

su rival, pero es bloqueado

Gracias a la anticipación, la

víctima desequilibra a su rival

alcanzando su rostro

La influencia del boxeo francés

El bartitsu puede combinar

técnicas de ataque

de puño y pie, características

heredadas directamente

del ‘savate’ empleado

antes en Marsella.

Este tipo de lucha

callejera popular

en los ambientes

portuarios franceses de

principios del siglo XIX

llegó a convertirse en

deporte de exhibición

en los Juegos de

París de 1924.

La vida de Conan Doyle no se explica sin el interés y el ejercicio del deporte. Entusiasta aficionado y practicante feroz, fue un atleta nato, atraído siempre por la competitividad del juego y la superación física. Jugó a casi todo lo que podía jugar en su época y se sirvió del deporte para conocer, idear y desconectar. El boxeo fue una de sus actividades preferidas durante su juventud y a la que más referencias hizo en su producción literaria. A Conan Doyle siempre le fascinó la personalidad particular de los boxeadores y las contradicciones de estos personajes con la época victoriana. Estos contrastes quedaron extraordinariamente recogidos en la cruda novela 'Rodney Stone' (1896). "[...] Al salir de entre la multitud, se abrió el sobretodo y pudimos ver que venía vestido para pelear, con calzón negro, medias color chocolate y botas blancas", presentaba Conan Doyle a su personaje. El escritor también recreó en numerosos relatos los tiempos heroicos y turbios del boxeo. Un buen ejemplo es 'El amo de Croxley' (1899), donde un joven estudiante de medicina se somete a peleas clandestinas.

Pero no todo fue boxeo para Conan Doyle. Al rugby le consideraba el "mejor deporte colectivo", tal y como escribió en su autobiografía, y no dudó en jugar activamente o viajar a países como Francia, Sudáfrica o Nueva Zelanda para seguir partidos en directo. Su pasión por el rugby era de tal fuerza que dedicó un capítulo entero a comentar un partido en ‘La casa Girdlestone’. Además, Conan Doyle llegó a lograr un hándicap 10 nada desdeñable en golf. Precisamente, el argumento de una de las novelas más populares de Sherlock Holmes ('El sabueso de los Baskerville') surgió durante un partido de golf en el Royal Cromer Golf Club, en la costa de Norfolk. Allí Fletcher Robinson, un amigo periodista de Doyle, le contó leyendas locales en las que se mencionaba la presencia de un perro gigante y sobrenatural en los páramos de Devonshire. Boxeo, rugby, golf... y esquí.

En 1893, Louise Hawkins, la primera

esposa de Doyle, fue diagnosticada

de tuberculosis, por lo que ambos

decidieron trasladarse a los Alpes

suizos con sus hijos Mary y Arthur en busca

de un aire más puro. Doyle aprovechó

aquella estancia para escribir y dedicarse

a los deportes de invierno. Fue tal

su interés por el esquí que acordó

una travesía en compañía

de los hermanos Tobias y Johann

Branger, dos esquiadores locales

con los que cruzó el puerto de montaña

Maienfelder desde Davos a Arosa.

Maienfelder

Furgga

(2.436 m)

Davos

Arosa

La ruta de siete horas

que convirtió a Doyle

en el primer británico que

cruzó un paso alpino esquiando

04:30h

05:15h

El escritor se reúne

con los hermanos

Branger

En el pueblo de

Frauenkirch (Davos)

inician el ascenso

06:30h

07:30h

Atraviesan bosques

de abetos cargando

los esquís al hombro

Se colocan las botas

y esquían hasta

la cima del monte

09:30h

11:30h

Afrontan el tramo

más peligroso del

paso Maienfelder

Descienden

el valle y finalizan la

ruta al llegar a Arosa

En los últimos kilómetros

abordaron pendientes muy

pronunciadas

60º

Doyle utilizó esquís

noruegos y un largo bastón

fabricado con bambú

El escritor introdujo el uso de los

esquís en el Cantón de los Grisones,

demostrando su utilidad como medio

para desplazarse de un valle a otro en

época invernal. Tal y como

vaticinó tras su aventura en los Alpes,

cientos de compatriotas

ingleses viajarían allí para practicarlo.

En 1893, Louise Hawkins, la primera esposa de Doyle, fue diagnosticada de tuberculosis, por

lo que ambos decidieron trasladarse a los Alpes suizos con sus hijos Mary y Arthur en busca

de un aire más puro. Doyle aprovechó aquella estancia para escribir y dedicarse

a los deportes de invierno. Fue tal su interés por el esquí que acordó una travesía en

compañía de los hermanos Tobias y Johann Branger, dos esquiadores locales

con los que cruzó el puerto de montaña Maienfelder desde Davos a Arosa.

La ruta de siete horas que convirtió a Doyle

en el primer británico que cruzó un paso alpino esquiando

04:30h

05:15h

06:30h

07:30h

09:30h

11:30h

El escritor se reúne

con los hermanos

Branger

En el pueblo de

Frauenkirch (Davos)

inician el ascenso

Atraviesan bosques

de abetos cargando

los esquís al hombro

Se colocan las botas

y esquían hasta

la cima del monte

Afrontan el tramo

más peligroso del

paso Maienfelder

Descienden

el valle y finalizan la

ruta al llegar a Arosa

En los últimos kilómetros

abordaron pendientes muy

pronunciadas

Maienfelder Furgga

(2.436 m)

60º

Davos

Arosa

Doyle utilizó esquís

noruegos y un largo bastón

fabricado con bambú

El 23% de la superficie total de Suiza

está situada por encima del umbral

de 2.000 metros sobre

el nivel del mar

Durante un tercio de milla avanzamos a toda velocidad por

curvas suavemente inclinadas, deslizándonos hacia el valle

sin mover los pies. En ese gran yermo inexplorado, con campos de nieve

limitando nuestra visión por todos lados y sin señales de vida excepto

las huellas de gamuzas y zorros. Fue glorioso pasar a toda

velocidad de una manera tan sencilla

 

Doyle describe su descenso por el paso

Maienfelder para la revista ‘The Strand’

en diciembre de 1894

El escritor introdujo el uso de los esquís en el Cantón

de los Grisones, demostrando su utilidad como medio

para desplazarse de un valle a otro en época invernal. Tal y como

vaticinó tras su aventura en los Alpes, cientos de compatriotas

ingleses viajarían allí para practicarlo.

En 1893, Louise Hawkins, la primera esposa de Doyle, fue diagnosticada de tuberculosis, por

lo que ambos decidieron trasladarse a los Alpes suizos con sus hijos Mary y Arthur en busca

de un aire más puro. Doyle aprovechó aquella estancia para escribir y dedicarse

a los deportes de invierno. Fue tal su interés por el esquí que acordó una travesía en

compañía de los hermanos Tobias y Johann Branger, dos esquiadores locales

con los que cruzó el puerto de montaña Maienfelder desde Davos a Arosa.

La ruta de siete horas que convirtió a Doyle

en el primer británico que cruzó un paso alpino esquiando

04:30h

05:15h

06:30h

07:30h

09:30h

11:30h

El escritor se reúne

con los hermanos

Branger

En el pueblo de

Frauenkirch (Davos)

inician el ascenso

Atraviesan bosques

de abetos cargando

los esquís al hombro

Se colocan las botas

y esquían hasta

la cima del monte

Afrontan el tramo

más peligroso del

paso Maienfelder

Descienden

el valle y finalizan la

ruta al llegar a Arosa

En los últimos kilómetros

abordaron pendientes muy

pronunciadas

Maienfelder Furgga

(2.436 m)

60º

Davos

Arosa

Doyle utilizó esquís

noruegos y un largo bastón

fabricado con bambú

El 23% de la superficie total de Suiza

está situada por encima del umbral

de 2.000 metros sobre

el nivel del mar

Durante un tercio de milla avanzamos a toda velocidad por

curvas suavemente inclinadas, deslizándonos hacia el valle

sin mover los pies. En ese gran yermo inexplorado, con campos de nieve

limitando nuestra visión por todos lados y sin señales de vida excepto

las huellas de gamuzas y zorros. Fue glorioso pasar a toda

velocidad de una manera tan sencilla

 

Doyle describe su descenso por el paso

Maienfelder para la revista ‘The Strand’

en diciembre de 1894

El escritor introdujo el uso de los esquís en el Cantón

de los Grisones, demostrando su utilidad como medio

para desplazarse de un valle a otro en época invernal. Tal y como

vaticinó tras su aventura en los Alpes, cientos de compatriotas

ingleses viajarían allí para practicarlo.

Conan Doyle era un tipo prolífico y peculiar. Nada de lo que hacía lo afrontaba con indiferencia alguna. Sus amplias inquietudes también le llevaron hasta el fútbol en el Porstmouth AFC, que dio lugar al actual Portsmouth FC, ganador de dos títulos de la Liga (1948-49 y 1949-50) y dos FA Cup (1938-39 y 2007-08) para militar ahora en la tercera división del fútbol inglés. Fue el primer portero de este equipo de la ciudad portuaria del sudeste de Inglaterra. Al igual que otros grandes literatos como Nabokov, Camus o Delibes, Conan Doyle afrontó el desafío de la excentricidad vital del portero. "Es un hombre solitario, impávido. El hombre del misterio, el último defensa", describió acertadamente Nabokov sobre el oficio de guardameta. Con todo, el fútbol nunca motivó a Conan Doyle, que puso en labios de Sherlock Holmes, en un pasaje del relato 'El tres cuartos desaparecido', la siguiente frase: “Los partidos de fútbol no están en mi horizonte en absoluto”. El críquet, en cambio, sí le proporcionó mayor tiempo de diversión y fue el deporte al que más tiempo dedicó, llegando a ser profesional en las filas del Marylebone Cricket Club.

En la época en la que estableció

su consulta médica privada en Portsmouth,

Doyle participó en la creación del primer

club amateur de fútbol de la ciudad.

En 1898 llegó a vestirse de corto

defendiendo los colores del ‘Pompey’,

ocultando su identidad bajo

el seudónimo A. C. Smith.

El autor escocés

residió en Portsmouth

durante 5 años

1,85m

Además de defender el arco,

también aprovechó su corpulencia

para jugar como lateral derecho

La plantilla original del equipo

estaba compuesta por marineros

y cargadores. Años antes, Sir Arthur

había ejercido de médico en una travesía

a bordo del ballenero ‘Hope’ hacia

aguas árticas.

Cerca del momento en que Portsmouth

adquirió estatus profesional,

Arthur dejó el equipo y se centró

en el críquet, un deporte al que siempre

estuvo vinculado. En 1900 el escocés

coincidió en primera clase

con W. G. Grace, el jugador de críquet

más famoso de la época.

Un notable bateador

A lo largo de su vida disputó más

de 400 partidos en varios equipos.

Entre 1900 y 1907 alcanzó

la primera clase en el Marylebone

Cricket Club, uno de los clubes

más prestigiosos y antiguos

del mundo.

Balance de su

carrera en el críquet

Ganados

194

Perdidos

91

Empates

131

En la época en la que estableció su consulta médica privada en Portsmouth,

Doyle participó en la creación del primer club amateur de fútbol de la ciudad.

En 1898 llegó a vestirse de corto defendiendo los colores del ‘Pompey’,

ocultando su identidad bajo el seudónimo A. C. Smith.

1,85m

Además de defender el arco,

también aprovechó su corpulencia

para jugar como lateral derecho

El autor escocés

residió en Portsmouth

durante 5 años

La plantilla original del equipo estaba compuesta por marineros

y cargadores. Años antes, Sir Arthur había ejercido de médico en una travesía

a bordo del ballenero ‘Hope’ hacia aguas árticas.

Cerca del momento en que el Portsmouth adquirió estatus profesional,

Arthur dejó el equipo y se centró en el críquet, un deporte al que siempre estuvo

vinculado. En 1900 el escocés coincidió en primera clase con W. G. Grace,

el jugador de críquet más famoso de la época.

Lord’s: la catedral del críquet

Un notable bateador

Marylebone

Cricket Club

unificó en

1870 la forma

reglamentaria

de los bates.

Mango y

hoja se

empezaron

a fabricar

por separado

a partir

de entonces.

Con capacidad para 30.000

espectadores, la sede del club

Marylebone fue

construida en 1814.

A lo largo de su vida disputó más

de 400 partidos en varios equipos.

Entre 1900 y 1907 alcanzó

la primera clase en el Marylebone

Cricket Club, uno de los clubes

más prestigiosos y antiguos

del mundo.

Balance de su

carrera en el críquet

Ganados

194

Perdidos

91

Empates

131

Madera de

sauce inglés

Otros notables escritores que jugaron al críquet

En 1892, Doyle y varios colegas más fundaron Authors Cricket Club,

un equipo amateur con el que consiguieron recaudar dinero para fines benéficos.

Wodehouse, Blunden o el propio Doyle dedicaron varias obras y artículos a este reputado deporte.

A. A. Milne

J. M. Barrie

P. G. Wodehouse

Edmund Blunden

El creador del célebre

personaje infantil ‘Winnie

the Pooh’ tenía destreza

como fildeador

El autor de ‘Peter Pan’

jugaba paralelamente

en ‘The Allahakbarries’,

un club creado por él mismo

Junto a Doyle, este

prestigioso novelista

resultó ser el mejor

bateador del equipo

Este intelectual publicó en

1944 el libro ‘Cricket Country’,

dedicado al primer club indio

que jugaba en suelo británico

Incluso en la Universidad, el bate y la pelota me inculcaron el espíritu

del ganador. Sé muy bien lo importante que es el éxito en el deporte.

Sin mí en el campo, los chicos lograrán más

 

Jugó su último partido de críquet en 1912

En la época en la que estableció su consulta médica privada en Portsmouth,

Doyle participó en la creación del primer club amateur de fútbol de la ciudad.

En 1898 llegó a vestirse de corto defendiendo los colores del ‘Pompey’,

ocultando su identidad bajo el seudónimo A. C. Smith.

1,85m

Además de defender el arco,

también aprovechó su corpulencia

para jugar como lateral derecho

El autor escocés

residió en Portsmouth

durante 5 años

La plantilla original del equipo estaba compuesta por marineros

y cargadores. Años antes, Sir Arthur había ejercido de médico en una travesía

a bordo del ballenero ‘Hope’ hacia aguas árticas.

Cerca del momento en que el Portsmouth adquirió estatus profesional,

Arthur dejó el equipo y se centró en el críquet, un deporte al que siempre estuvo

vinculado. En 1900 el escocés coincidió en primera clase con W. G. Grace,

el jugador de críquet más famoso de la época.

Marylebone

Cricket Club

unificó en

1870 la forma

reglamentaria

de los bates.

Mango y

hoja se

empezaron

a fabricar

por separado

a partir

de entonces.

Lord’s: la catedral del críquet

Un notable bateador

A lo largo de su vida disputó más

de 400 partidos en varios equipos.

Entre 1900 y 1907 alcanzó

la primera clase en el Marylebone

Cricket Club, uno de los clubes

más prestigiosos y antiguos

del mundo.

Con capacidad para 30.000

espectadores, la sede del club

Marylebone fue

construida en 1814.

Balance de su

carrera en el críquet

Ganados

194

Perdidos

91

Empates

131

Madera de

sauce inglés

Otros notables escritores que jugaron al críquet

En 1892, Doyle y varios colegas más fundaron Authors Cricket Club,

un equipo amateur con el que consiguieron recaudar dinero para fines benéficos.

Wodehouse, Blunden o el propio Doyle dedicaron varias obras y artículos a este reputado deporte.

A. A. Milne

J. M. Barrie

P. G. Wodehouse

Edmund Blunden

El creador del célebre

personaje infantil ‘Winnie

the Pooh’ tenía destreza

como fildeador

El autor de ‘Peter Pan’

jugaba paralelamente

en ‘The Allahakbarries’,

un club creado por él mismo

Junto a Doyle, este

prestigioso novelista

resultó ser el mejor

bateador del equipo

Este intelectual publicó en

1944 el libro ‘Cricket Country’,

dedicado al primer club indio

que jugaba en suelo británico

Incluso en la Universidad, el bate y la pelota me inculcaron el espíritu

del ganador. Sé muy bien lo importante que es el éxito en el deporte.

Sin mí en el campo, los chicos lograrán más

 

Jugó su último partido de críquet en 1912

La estrecha relación de Conan Doyle con el deporte tuvo un episodio señalado en los Juegos Olímpicos de 1908. El creador de Sherlock Holmes fue el encargado de escribir la crónica de la maratón para el tabloide Daily Mail. Conan Doyle acabó conmovido por la dramática gesta, fallida finalmente, de Dorando Pietri, un confitero de Capri (Italia), "un hombre pequeño con medias rojas, una criatura diminuta con cara de niño", como relató el escritor escocés en su crónica. Pietri se convirtió en una celebridad deportiva, en parte, por el impulso de un Conan Doyle que fue nombrado tiempo después miembro del Comité Olímpico británico. Bajo esta posición aportó novedosos métodos de entrenamiento y asesoramiento médico a los deportistas, señaló la importancia de las concentraciones previas a la competición y fue partícipe de la modernización de las instalaciones deportivas en Gran Bretaña.

Con motivo de los Juegos de 1908,

el magnate irlandés Alfred Harmsworth,

fundador del rotativo Daily Mail, ofreció

las páginas de su periódico a Doyle

para realizar la crónica de la maratón.

El escritor cuenta en sus memorias que,

aunque no solía aceptar trabajos

periodísticos, en este caso

asumió el encargo ante la posibilidad

de disfrutar de un buen asiento

en la grada del White City Stadium.

White City Stadium

Fue el primer estadio olímpico

moderno y tuvo capacidad para

más de 80.000 espectadores.

Cartel oficial

de Londres 1908

Longitud:

26 millas y 385 yardas

(42,195 km)

Hora de salida:

14:33h

Temperatura:

26 grados

Participantes:

56

Solo 29 atletas

consiguieron

acabar la prueba

La maratón de Londres 1908 es recordada,

no solo por ser el origen de la distancia

clásica, sino por el sobrecogedor

final que protagonizó Dorando Pietri, un

pequeño corredor nacido en Módena, que

finalmente fue descalificado. El italiano,

que había llegado el primero al estadio,

llegó a desplomarse hasta cuatro

veces antes de cruzar la meta, ayudado

por el jefe de la carrera Jack Andrews.

Un acto que provocó su descalificación

y otorgó la victoria al norteamericano

Johnny Hayes.

Jack

Andrews

Dorando

Pietri

Dr. Michael

Bulger

Tras 2 horas, 54 minutos

y 46 segundos, el atleta cruzó exhausto

la meta, ayudado por el jefe de

carrera y un médico

8 km

(Salida)

N

25,7 km

38,6 km

(Meta)

Con motivo de los Juegos de 1908, el magnate irlandés Alfred Harmsworth,

fundador del rotativo Daily Mail, ofreció las páginas de su periódico a Doyle

para realizar la crónica de la maratón. El escritor cuenta en sus memorias que, aunque

no solía aceptar trabajos periodísticos, en este caso asumió el encargo ante la posibilidad

de disfrutar de un buen asiento en la grada del White City Stadium.

Cartel oficial

de Londres 1908

White City Stadium

Fue el primer estadio olímpico

moderno y tuvo capacidad para

más de 80.000 espectadores.

Longitud:

26 millas y 385 yardas

(42,195 km)

Hora de salida:

14:33h

Temperatura:

26 grados

Participantes:

56

Solo 29 atletas

consiguieron

acabar la prueba

Doctor

Michael

Bulger

Dorando

Pietri

Jack

Andrews

Tras 2 horas, 54 minutos

y 46 segundos, el atleta Dorando

Pietri cruzó exhausto la meta,

ayudado por el jefe de

carrera y un médico

La maratón de Londres 1908 es recordada, no solo por ser el origen

de la distancia clásica, sino por el sobrecogedor final que protagonizó Dorando Pietri,

un pequeño corredor nacido en Módena, que finalmente fue descalificado.

El italiano, que había llegado el primero al estadio, llegó a desplomarse hasta cuatro veces

antes de cruzar la meta, ayudado por el jefe de la carrera Jack Andrews. Un acto que

provocó su descalificación y otorgó la victoria al norteamericano Johnny Hayes.

25,7 km

38,6 km

8 km

Por órdenes de la Reina Alejandra, la salida

de la maratón se realizó desde el Castillo

de Windsor, con el fin de que sus nietos pudieran

ver el inicio de la competición desde su residencia.

No creo que ningún hombre de entre la multitud deseara que la victoria

se le escapase a aquel valiente italiano en el último instante

 

Extracto de su crónica para Daily Mail

Con motivo de los Juegos de 1908, el magnate irlandés Alfred Harmsworth,

fundador del rotativo Daily Mail, ofreció las páginas de su periódico a Doyle

para realizar la crónica de la maratón. El escritor cuenta en sus memorias que, aunque

no solía aceptar trabajos periodísticos, en este caso asumió el encargo ante la posibilidad

de disfrutar de un buen asiento en la grada del White City Stadium.

Cartel oficial

de Londres 1908

White City Stadium

Fue el primer estadio olímpico

moderno y tuvo capacidad para

más de 80.000 espectadores.

Longitud:

26 millas y 385 yardas

(42,195 km)

Hora de salida:

14:33h

Temperatura:

26 grados

Participantes:

56

Solo 29 atletas

consiguieron

acabar la prueba

Doctor

Michael

Bulger

Dorando

Pietri

Jack

Andrews

Tras 2 horas, 54 minutos

y 46 segundos, el atleta Dorando

Pietri cruzó exhausto la meta,

ayudado por el jefe de

carrera y un médico

La maratón de Londres 1908 es recordada, no solo por ser el origen

de la distancia clásica, sino por el sobrecogedor final que protagonizó Dorando Pietri,

un pequeño corredor nacido en Módena, que finalmente fue descalificado.

El italiano, que había llegado el primero al estadio, llegó a desplomarse hasta cuatro veces

antes de cruzar la meta, ayudado por el jefe de la carrera Jack Andrews. Un acto que

provocó su descalificación y otorgó la victoria al norteamericano Johnny Hayes.

25,7 km

38,6 km

8 km

Por órdenes de la Reina Alejandra, la salida

de la maratón se realizó desde el Castillo

de Windsor, con el fin de que sus nietos pudieran

ver el inicio de la competición desde su residencia.

No creo que ningún hombre de entre la multitud deseara que la victoria

se le escapase a aquel valiente italiano en el último instante

 

Extracto de su crónica para Daily Mail

Impresionado por aquella vivencia,

el padre de Holmes se convirtió

en miembro activo del Comité Olímpico

británico y siguió divulgando los valores

del deporte hasta su fallecimiento

en Crowborough en 1930.

Infografía

Miguel Ángel Fernández

Edición

Javier Sillés

Fuentes consultadas

© Conan Doyle Estate Ltd - blackheathrugby.co.uk

- jotdown.es - bbc.com - arthur-conan-doyle.com -

revistah.org - diariouf.com - conandoyleinfo.com -

nevasport.com - pistehors.com - markseaton.com

- eda.admin.ch y elaboración propia.

Impresionado por aquella vivencia, el padre de Holmes se convirtió

en miembro activo del Comité Olímpico británico y siguió divulgando

los valores del deporte hasta su fallecimiento en Crowborough en 1930.

Infografía

Miguel Ángel Fernández

Edición

Javier Sillés

Fuentes consultadas

© Conan Doyle Estate Ltd - blackheathrugby.co.uk - jotdown.es

- bbc.com - arthur-conan-doyle.com - revistah.org - diariouf.com

- conandoyleinfo.com - nevasport.com - pistehors.com - markseaton.com

- eda.admin.ch y elaboración propia.

Impresionado por aquella vivencia, el padre de Holmes se convirtió

en miembro activo del Comité Olímpico británico y siguió divulgando

los valores del deporte hasta su fallecimiento en Crowborough en 1930.

Infografía

Miguel Ángel Fernández

Edición

Javier Sillés

Fuentes consultadas

© Conan Doyle Estate Ltd - blackheathrugby.co.uk - jotdown.es

- bbc.com - arthur-conan-doyle.com - revistah.org - diariouf.com

- conandoyleinfo.com - nevasport.com - pistehors.com - markseaton.com

- eda.admin.ch y elaboración propia.

Back to top