La inminencia de las vacaciones tampoco invita a hacer alardes, pero la nobleza europea, la futbolística, ha corcircuitado en este paréntesis internacional.

PorJorge García Hernández

Página1