PRIMERA PLANA
Primera Plana/ SERIAL PUEBLOS DEL DEPORTE (CAPÍTULO VI)

Un día en Arguineguín: "Aquí se respira fútbol desde siempre y Valerón y Silva han hecho mucho por el pueblo"

El fútbol de chispa, imaginación y arte, el de Juan Carlos Valerón y David Silva, tiene un vivero inesperado en esta pequeña localidad grancanaria a la que han dado renombre

Arguineguín, la playa del fútbol de Valerón y Silva.
Actualizado

Arguineguín es una localidad situada en el sur de la isla de Gran Canaria, y que pertenece al municipio de Mogán. Un pueblo pesquero (2.259 habitantes) que ha conseguido atraer buena parte del turismo de la zona gracias a la oferta hotelera que tiene.

Pero hablar de Arguineguín es hablar de Juan Carlos Valerón y de David Silva: "Ellos han colocado a Arguineguín en el mapa. Muchos visitantes vienen aquí para saber dónde viven Valerón y Silva. Ha sido un reclamo turístico muy importante", explica Miguel Ángel Valerón.

Aquí jugábamos con lo que teníamos en las manos, con pelotas de goma y con dos piedras como porterías. Así dominaban el balón los chiquillos

Sene Ortega (Ex futbolista)

¿Cómo es posible que un pueblo tan pequeño haya aportado tantos jugadores al fútbol de primer nivel? La respuesta podría estar en las horas de sol y el buen clima del que goza la zona, pero incluso para los habitantes de Arguineguín es algo complicado de explicar. Simplemente, siempre ha sido así: "Jugábamos con lo que teníamos en las manos. Con pelotas de goma y con dos piedras como porterías. Así dominaban el balón los chiquillos", cuenta Sene Ortega, exfutbolista y concejal de deportes de Mogán en la década de los 90.

Vicente Miranda señala la ficha de Juan Carlos Valerón con el Arguineguín

"¿Quién es ese niño?"

"Arguineguín es un pueblo en el que se respira fútbol desde siempre, pero por la lejanía y las malas comunicaciones era complicado llegar a primer nivel", afirma Ricardo Ortega. Él, hoy marinero, fue uno de esos futbolistas que tuvieron que aceptar aquello de 'el fútbol no da nada' que tanto se escuchaba en el pasado. La mar se llevó el sueño de muchos, aunque no pudo con el de Valerón y Silva.

David se crio en la playa y jugaba en la calle donde vivía su abuela. Juan Carlos jugaba en la cancha de la urbanización en la que vivía con sus cinco hermanos. Ambos -también Miguel Ángel- despuntaron pronto: "A cualquier campo al que fuéramos con el Arguineguín, todo el mundo preguntaba quién era ese niño. Incluso en Las Palmas había gente que venía a ver al Arguineguín porque jugaba David. Por aquel entonces tendría 10 años", recuerda con nostalgia Fernando, padre del campeón de Europa y del Mundo.

Juan Carlos podía pasar ocho o nueve horas en la cancha. Cuando estaba solo le encantaba golpear el balón contra la pared

Miguel Ángel Valerón (Hermano de Juan Carlos Valerón)

Eso lo supo ver Vicente Miranda: "A Juan Carlos Valerón lo llevamos a Las Palmas y se quedó hasta que se fue al Mallorca. A Silva lo llevamos al Real Madrid y estuvimos una semana con sus padres, pero lo descartaron. También llevé a Miguel Ángel Valerón, que estuvo una semana a prueba, pero se puso enfermo y no se quedó".

Valerón y la pared

"Juan Carlos podía pasar ocho y nueve horas en la cancha. Cuando estaba solo, le encantaba golpear el balón contra la pared. Nuestros padres nos tenían que venir a buscar porque nos encantaba jugar partidos. Las mayores discusiones con mi hermano han sido en la cancha jugando al fútbol", recuerda con cariño Miguel Ángel Valerón.

En la casa de la abuela Antonia David jugaba con su primo Ransel: "Yo defendía y él atacaba. Formábamos un equipazo". Dos bancos hacían las veces de porterías en una calle sin salida que para ellos era Mestalla, el Etihad o el Soccer City donde Silva levantó la Copa del Mundo. Ransel elevó su rol de primo al papel de amigo: "Me fui a Inglaterra con él el primer año que se fue. Estuve un año y medio en Inglaterra. Él es una persona humilde. Éramos, y somos, uña y carne", explica.

Ransel, primo de David Silva, posa con diversos recuerdos relacionados con el futbolista.

Pero la carrera de un futbolista no es 'un juego de niños', y menos cuando te crías en un pueblo tan pequeño: "Fue complicado. David nos llamaba, sobre todo a mi abuela, y nos decía que se quería venir porque lo estaba pasando mal. Hasta que mi tío y mi tía decidieron irse para allá con él. Pero al principio le costó", recuerda Ransel.

Para la familia Jiménez Silva, no fue sencillo: "Mi mujer se fue a Valencia con mi hijo pequeño y yo me quedé con mi hija. Nos dividimos para que él estuviera en un piso viviendo con la familia", sentencia el padre.

Aythami Artiles los conoce muy bien: "Me crié con Silva. Vivíamos puerta con puerta, por lo que somos amigos de toda la vida. Mi abuela era amiga de la madre de Valerón. Además, compartimos vestuario y tenemos muchos amigos en común. Todos somos casi familia".

Cuando David jugaba en el Arguineguín venía gente de Las Palmas preguntando por él, tenía 10 años

Fernando Jiménez (Padre de David Silva)

Juan Carlos Valerón y David Silva son los jugadores más icónicos de, no solo Arguineguín, sino del fútbol canario. Nadie ha ganado tanto como Silva, y pocos han despertado la admiración del Valerón del 'Eurodepor'. Pero el pueblo tiene otros representantes que también llegaron a primer nivel. Miguel Ángel Valerón -que nos hace de anfitrión- jugó en la UD Las Palmas durante la década de los 90, hasta que una lesión le apartó del fútbol.

También alcanzó la élite Aythami Artiles con Las Palmas, Depor y Córdoba. El defensa, que colgó las botas la pasada campaña en el Nástic, suma 372 partidos entre Primera y Segunda: "Es inusual que dentro de un pueblo tan pequeño haya tantos jugadores profesionales. Podemos hablar de muchos factores o de una simple casualidad", admite.

Willy García también llegó a la profesionalidad desde las playas de Arguineguín. Internacional en todas las categorías inferiores de la selección, firmó con el CD Tenerife para, con apenas 17 años jugar en Segunda.

El secreto del clima

"La gente del pueblo siente admiración y respeto por él y por su carrera", admite Fernando, padre de Silva. Miguel Ángel levanta la mano para añadir que "todos nos sentimos orgullosos de Valerón y Silva, han significado mucho para el pueblo".

Miguel Ángel Valerón, hermano de Juan Carlos, posa en Arguineguín

Onalia Bueno es la alcaldesa de Mogán. Para ella "son el fiel reflejo de que vivimos en un entorno cuya climatología permite realizar deporte todo el año y alcanzar niveles muy altos". El viajero que para en Arguineguín quiere entrar -literalmente- hasta la cocina: "Cuando mi madre -la abuela de David- estaba en vida, los extranjeros venían a la casa y ella les atendía y les ponía café. Se sentía bien, aunque no les entendiese por el idioma", añade el padre de Silva.

Son el reflejo de que vivimos en un entorno cuya climatología permite realizar deporte todo el año y alcanzar niveles muy altos

Onalia Bueno (Alcaldesa de Mogán)

Valerón y Silva están muy unidos a Arguineguín. Mientras las grandes estrellas suben fotos a Instagram desde Ibiza o Mykonos, ellos aprovechan para descansar en su pueblo: "Él con 14 años se fue de aquí, por lo que se viene en cuanto puede. Cuando él se tenía que ir con las categorías inferiores, sus amigos estaban de vacaciones en la playa. Es un tiempo que 'ha perdido' y que siempre quiere recuperar", cuenta Fernando Jiménez.

Algo con lo que coincide Aythami: "La gente del pueblo nos apoya siempre. Han celebrado nuestros triunfos, pero también han sufrido con nuestros tropiezos. El cariño lo demuestran cada día".

LaLiga SantanderEl imán de LaLiga: un tercio de los equipos ya son propiedad extranjera
MallorcaVedat Muriqi, cerrado
LevanteNafti: "La predisposición de los jugadores ha sido espectacular"